El fraude fiscal que tantas y diversas noticias origina en los medios de comunicación no siempre tiene su motivación en un intento de defraudar a la Hacienda Pública, sino que en ocasiones se puede optar a devoluciones de manera incorrecta, o se puede estar disfrutando de beneficios fiscales que no le corresponderían, o es posible que se esté dejando de pagar alguna tasa o tributo sin que exista mala fe, sino más bien desconocimiento, olvido o un error a la hora de gestionar todos los asuntos relativos a la fiscalidad en la empresa.

Por esta razón, resulta imprescindible tener un buen conocimiento en el área fiscal, para no cometer errores que se terminarán pagando como si la empresa hubiese querido defraudar a Hacienda. Esto mismo sucede cuando hay que hacer frente a inspecciones de Hacienda. En estos casos los errores pueden incrementar la factura total.

La solución para estos asuntos se encuentra en asesorías como la nuestra, que ponen a disposición de las empresas los servicios en el área fiscal, laboral, contable o jurídica, que necesitan. En Cepresa estamos en constante actualización de nuestros conocimientos, y de la misma manera estamos al día de toda la información y novedades que pueden ser de interés para las empresas en las diferentes áreas en las que trabajan nuestros profesionales.

Esta semana se presentó el Proyecto de Ley de medidas de prevención y lucha contra el fraude fiscal que tiene novedades interesantes que aquí vamos a resumir.

Limitación de los pagos en efectivo a 1000 euros.

Sucederá de esta manera, rebajando de 2500 a 1000 euros el límite de los pagos en efectivo entre empresarios, sin embargo, entre particulares se mantiene el límite de 2500 euros, aunque se produce la reducción de 15000 a 10000 euros cuando los particulares tengan su domicilio fiscal fuera de España.

La intención de estas medidas es que se reduzcan las operaciones que va a resultar más difícil rastrear y que, por lo tanto, pueden facilitar el fraude fiscal.

Se amplía el listado público de los deudores de Hacienda

Para aparecer en ese listado se rebaja de 1 millón a 600.000 euros el importe de la deuda con Hacienda, y además aparecerán los deudores principales junto a los responsables solidarios.

Lucha contra el software para la manipulación de datos contables

No solo se va a perseguir la tenencia de este tipo de programas sino también su creación. En esta nueva ley se va a exigir que los sistemas informáticos o electrónicos que soporten procesos contables, o de gestión empresarial, se ajusten a ciertos requisitos que garanticen la integridad, conservación, trazabilidad e inalterabilidad de los registros de operaciones.

Incremento del control de las criptomonedas

Con la intención de tener un mayor control sobre las operaciones que se realicen con criptomonedas se va a exigir que se ponga a disposición de Hacienda información sobre saldos y titulares de las monedas en custodia.

También se establece la obligación de suministrar información sobre las operaciones de adquisición, transmisión, permuta, transferencia, cobros y pagos, con criptomonedas.

Cumplimiento voluntario de las obligaciones de los contribuyentes

Ya lo vimos en años anteriores cómo Hacienda animaba mediante el envío de cartas a que los contribuyentes cumpliesen con sus obligaciones. Ahora, con el objetivo de reducir la litigiosidad con los contribuyentes, dándole más valor al pago voluntario, se proponen cambios en el régimen de reducciones aplicables a las sanciones tributarias y en el régimen de recargos para conseguir una mayor simplificación y favorecer dicho pago voluntario.

Prohibición de las amnistías fiscales

Se considera esta medida para que acaben los agravios comparativos entre quienes se puede ver favorecidos por estas amnistías y quienes sí cumplen con sus obligaciones fiscales.