Como ya mencionamos en un artículo anterior, las empresas tenían a su disposición la Línea ICO Avales con la que se pretendía atender sus necesidades de financiación. Esa era una de las medidas que puso en marcha el Gobierno para hacer frente al daño que está causando el estado de alarma asociado a la pandemia del coronavirus. Sin embargo, parece que no en todos los casos esas necesidades de financiación han podido ser cubiertas.

En situaciones extremas, como las que se están viviendo actualmente, no hay nada que pueda sustituir a la liquidez necesaria para mantener a flote una empresa, por lo tanto los consejos que vamos a ofrecer a continuación, aunque se puedan aplicar desde este mismo instante, están más bien pensados para no caer en errores futuros cuando la falta de liquidez pueda poner en riesgo nuestra empresa.

Consejos para mejorar la liquidez de las empresas

Aplazar la deuda tributaria

Aplazar deudas de cualquier tipo puede ser de ayuda para no empeorar la situación por la que atreviesen empresas necesitadas de liquidez, aunque no va a solucionar su problema. Siendo conscientes de esto, y dando por seguro que vamos a estar buscando diferentes vías de financiación, conseguir el aplazamiento de las deudas con la Agencia Tributaria por lo menos nos servirá para no reducir nuestra limitada liquidez.

Ese aplazamiento siempre ha estado a disposición de las empresas, aunque en la actualidad, cumpliendo varios requisitos que se incluyen en la página de destino del primer enlace de este artículo, se puede aplazar la deuda durante 6 meses, sin que se tengan que devengar intereses durante los tres primeros.

Más información sobre el aplazamiento y fraccionamiento de deudas con la Agencia Tributaria.

Aplazamiento de deudas mediante la flexibilización del Real Decreo Ley 7/2020.

Gestión de stock

El nivel de existencias debería de mantenerse siempre en el mínimo posible para que se pueda cubrir correctamente la demanda, sin que se tenga que producir un almacenamiento que limitaría la liquidez de la empresa. El stock “innecesario” va a afectar negativamente a las finanzas de la empresa, pero la falta del mismo tampoco va a ser muy positiva pues nos puede conducir a la pérdida de ventas y de clientes.

Para controlar el stock hay tres ratios, entre otros muchos, que pueden ser útiles:

La tasa de rotación, que es una medida del número de veces que se renueva el stock de un producto en un periodo de tiempo determinado. Evidentemente cuanto mayor sea la tasa de rotación más ventas se estarán realizando. Lo interesante de conocer este ratio es que podemos haber una mejor planificación de los flujos de entrada y salida del almacén, y de la capacidad de almacenamiento que vamos a necesitar.

El ratio de cobertura es otro indicador interesante pues nos informa del tiempo en el que tenemos aseguradas las existencias para atender a la demanda prevista. Con este ratio también vamos a gestionar el stock para que se mantengan en niveles mínimos, pero sin llegar a su ruptura.

Con el ratio de ruptura de stock vamos a valorar el coste económico que supone la pérdida de ventas/clientes que ocasiona no tener el stock mínimo necesario.

Las ventajas de un holding

En varios artículos hemos abordado este asunto de la creación de un holding que puede auxiliar a empresas sin liquidez que están pasando por apuros. En un holding esas empresas podrían beneficiarse de la fortaleza y liquidez de otras mediante la distribución de dividendos y la financiación dentro del grupo de empresas.

Para más información sobre la creación de un holding de empresas:

Ventajas e inconvenientes de crear un holding de empresas (1)

Ventajas e inconvenientes de crear un holding de empresas (2)